Lecciones de vida que mi abuelo

1215079687265_f

En un mundo donde el dinero y el éxito lo son todo, su voz hizo eco en mi futuro. Mi abuelo me enseñó que existe la familia y el amor. Lo demás son vanidades.

ThompsonHe made an awful lot of money. BernsteinWell, it’s no trick to make a lot of money… if what you want to do is make a lot of money.”

Ciudadano Kane.

Me he tomado de experimento humano y hoy cumpliendo 58 meses de fallecido me pareció una ocasión especial para traer de nuevo el recuerdo de mi abuelo a la mente, yo soy uno de ellos que por momentos olvida de qué trata la vida. Soy de esos tantos que llegan a su casa, entran en su habitación y se sientan a ver una película esperando que el día pase y comience otro, con nuevas oportunidades y una que otra alegría esporádica, esperando que la vida me envíe del cielo un regalo que haga de mi vida un lugar colorido y feliz.

Pero mi abuelo no me enseñó a ser así.

Dinero, éxito y desechables.

Mi familia no es millonaria, no podemos financiarnos viajes al extranjero y a veces ni siquiera vacaciones en el interior del país. Somos parte de esa clase media que poco a poco se evapora y que presiona a sus ocupantes para que decidan un bando: trabajo duro y excesivo para tener lujos, o disfrute de tiempo restringiendo gastos.

Lección 1: El dinero no lo compra todo.

El salario promedio del país está estancado desde hace un par de años. Por eso ahora todos tenemos varios trabajos “extras”, para poder sobrevivir al fin de semana, algunos en lo que nos gusta, otros no.

La carga de estrés al realizar un trabajo mal remunerado, poco agradable, y además fuera del campo donde queremos ser exitosos, va más allá de lo que podamos gritarle a un cliente, del hecho de criticar a los jefes en la hora del almuerzo o las repentinas explosiones de depresión, ansiedad y cólera.

Llevar esto a las casas nos destruye.

Para un trabajador “no profesional” es decir: misceláneos, mensajeros, vendedores –que no trabajan por comisión- , atención al público etc., el salario real no suele pasar de los 300 mil colones –estoy contemplando las cifras que paga el sector público, muy por encima del sector privado-.

El dinero manda en nuestras vidas, tener más es ser más.

Lección 2: El Éxito lo define uno mismo.

“El término ‘éxito’ es bastante nuevo, Shakespeare escribió de todas las emociones y sentimientos y él nunca dijo nada del éxito.”, me dice un compañero y mi cabeza se dispara.

¿Qué es realmente el éxito?

Con origen en el término latino exitus (“salida”), el concepto se refiere al efecto o la consecuencia acertada de una acción o de un emprendimiento. Su raíz se hace más o menos evidente según el contexto en que usemos esta palabra, ya que muchas veces expresa “sobresalir”, “salir por encima de la competencia”, “salir de la oscuridad del anonimato“.

Endemoniado anonimato.

Antes de la televisión, la radio y esas cosas que nos hacen sentirnos importantes, éramos como abejas u hormigas, un sistema integrado que intentaba sobrevivir por medio del canje y trueque: lo que vos no tenés lo tengo yo.

Ya no queremos ser uno más, sino el mejor, el que llaman cuando llegan los zombies, al que salvarían si el mundo se acaba.

Y es que quizá el término es nuevo, pero la vida ha cambiado y ha deformado nuestras ambiciones, amoldándolas a un mundo en donde el que no es el mejor no es nadie.

Ganar o morir, dicen.

Vamos una y otra vez al cine a ver cómo el héroe gana, cómo el drogadicto recupera a su familia, cómo el político logra sus ambiciones, cómo muere el héroe dando su vida por los demás y nunca pensamos en un por qué, cuál es la meta, cómo sigue la vida.

En ese momento el público llora, ríe, sueña y luego se levanta de la butaca y se da cuenta de que todo es una ilusión y ya no son héroes, ya no son únicos, son un número para la sociedad, son un trabajo aburrido, son nada.

Para mi abuelo la vida fue diferente.

Se levantaba temprano todos los días y era el héroe de su familia. Con una sonrisa arreglaba hasta el más ínfimo detalle de la casa y de sus vidas. Su única pausa durante el día era para cuidar a su esposa o sentarse a tomar su tacita de café.

No recuerdo escucharlo enojado, no recuerdo haberlo visto gritando, no recuerdo haberlo visto querer ser el número uno. Su familia siempre ocupo ese lugar..

Así fue la vida para él.

Lección 3: Las cosas bonitas son baratas

Mi abuelo siempre fue un maestro, más para algunos que para otros, recuerdo con admiración las lágrimas de mi padre más que por tristeza de la perdida de aquel nublado día fue por haber perdido a su tutor, ese que él cuenta, le encaminaba a “chapear” los cañales que arreglaban juntos, o cuando pasado los años tenían oportunidad en los días festivos de tomarse una “pecho amarillo” juntos. Cuando los primos hablan con estimo de las trabajadas que se daban de carajillos. Algunos más jóvenes aún podemos hablar de los recuerdos, como cuando nos reuníamos en misa de 9 de la mañana cada domingo, o la bolsita de suspiros que traía cuando visitaba la casa de sus hijos.

Mi abuelo me enseñó sobre todas las cosas a que la vida no es cuánto tenemos en la billetera, por cuántas camas se ha pasado o cuán exitoso eres para el mundo.

El éxito radica en la cantidad de personas que logramos hacer felices, en guardar aquellos momentos que nos hacen sonreír, en poder afrontar el día malo con una sonrisa y llegar al final de nuestra vida, ver para atrás sin lamentos y decir: “Fue una maravillosa vida”.

10537299_557830844342581_5225059312461137906_n  Jorge Trigueros: Narcoléptico no diagnosticado, agente del caos, músico obsesionado con canciones de tres acordes, personalidad auto destructiva de fin de semana. Es de los que le cae mal la gente positiva.

Anuncios

Un comentario sobre “Lecciones de vida que mi abuelo

  1. Nuestro abuelo fue un maestro, que enseñaba con el ejemplo y una persona sabia que con pocos recursos y escolaridad saco adelante una familia. Seguirá siendo un líder por muchas generaciones.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s