Hellblazer: Take a Walk on the dark side

11705345_805779979520125_2924953635689693832_n

Nosotros en los del rincón no podemos negar la fascinación por las cosas interesantes del mundo, y porque no hablar de los comics, si bien hoy en día gozan de una gran popularidad, esto no fue sino hasta esta década. Tiempo antes fueron visto como objeto de criticas y ridiculizados sobre infantiles hasta que la editorial Vertigo Comic abrió sus puertas para mostrarnos muchas de las mejores historias jamas contadas. Hoy en día nos pusimos tuanis y les queremos regalar a los lectores, la serie completa, Si! dije completa de HellBlazer una de las mejores novelas gráficas de la firma. Cabe mencionar que John Constantine, ya es un personaje popular, con una serie en emisión y una película en su haber sobre el eterno fumador. Sin mas que decir hablemos un poco de sus curiosidades para que te empapes con este increíble universo.

“Es como si te bajases de la acera. El mundo parece el mismo, pero te pueden atropellar en cualquier momento. Eso es la magia”. John Constantine, Los Libros de la Magia (1990).

Porque muy pocos personajes se pueden jactar de haber sido arropados por talentos de la talla de, entre otros muchos, Alan Moore, Jamie Delano, Neil Gaiman, Gath Ennis, Grant Morrison, Warren EllisPeter Milligan. A nivel gráfico, nuestro amigo inglés tampoco se queda corto al haber sido retratado por Dave McKean, David Lloyd, Tim Bradstreet, Simon Bisley, Mark Buckingham, Sean PhillipsRichard Corben. Y valgan estos nombres como mero ejemplo de la calidad que han derrochado muchas de sus páginas. Así es, todo un alarde de ingenio y profesionalidad se ha derramado por esta serie que pasa por ser la más decana con diferencia del sello Vertigo. Y lo que le queda, puesto que Hellblazer es ya un icono contemporáneo, una alegoría del mundo del cómic que es alimentada continuamente con autores ansiosos por contribuir a hacer perdurar la leyenda de aquel inglés que inició su trayectoria en la magia cometiendo un infausto e imperdonable error en Newcastle. Y de ahí nace la idea de versionar el famoso tema Walk on the Wild Side (Caminar por el lado salvaje) para poner título a este artículo (Caminar por el lado oscuro), dado que nuestro querido investigador de lo oculto bien podría haber aparecido como personaje en la genial composición de Lou Reed. Al fin y al cabo ¿quién ha jugado con la muerte en más ocasiones que John Constantine?

 


Portada del clásico #01 USA

 

Hellblazer es un cómic que se encuadra entre el thriller sobrenatural y el terror paranormal descubriendo un mundo contemporáneo oscuro y opresivo; un entorno en el que, de forma cotidiana aunque silenciosa, las fuerzas del infierno, la magia negra y otros seres ocultos amenazan constantemente a los hombres y luchan por sus almas. Nuestra primera línea de defensa frente a ellos suele ser un hechicero inglés, malhablado, amoral, cínico, heterodoxo, que abusa del consumo de alcohol, fumador compulsivo y con tendencia a vestir como si fuera el protagonista de un hardboiledclásico. Su nombre es John Constantine, y sus métodos harían pensar a más de uno que, si eso es lo mejor que ofrece la humanidad para defenderse, ya podemos darnos por condenados. Probablemente deberíamos rezar pero ¿sabéis qué? Eso no funciona. Lo que él hace, sin embargo, sí. El abismo es lo que tiene… si te devuelve la mirada, más vale enseñarle los dientes.Analisis del personajeJohn Constantine es una compleja mezcolanza de distintos elementos. Por un lado tenemos al héroe romántico y crepuscular, siempre reo de la pérdida y el fracaso. Constantine es en parte un alma pesarosa que se esconde tras una fachada radicalmente desemejante. Aunque por otro lado el nigromante también representa el antihéroe políticamente incorrecto. Con su cinismo, su orgullo y esa personalidad egoísta que le concede un legendario don para la supervivencia, Constantine también hace despertar en el lector cierta fruición por la libertad que el personaje transmite al hacer lo que se le antoja y salirse continuamente con la suya. A todas estas contradicciones habría que sumar su cercanía al pertenecer a la clase obrera, así como un cierto sentimiento autodestructivo y temerario nacido ocasionalmente en los más primigenios deseos del hombre. Todo esto conforma un cóctel que cuando está bien compensado concibe un ser con una energía e impulso de lo más magnético. Ese es John Constantine, un personaje muy bien planteado que ha contado con el signo de tener a una serie de autores que han sabido acrecentar su mitología, anexionando más detalles a los ya establecidos.

 


Fantasmas como Brendan Finn o seres sobrenaturales como
Muerte de los Eternos son el tipo de compañias de John
Dentro de Vertigo, se podría entender a John Constantine –salvando por supuesto las distancias– como al Wolverine del sello. Un personaje con carisma, solera y una larga historia a sus espaldas, y cuya mera presencia hace remontar las ventas. Además, este tipo de personajes vienen muy bien a un sello a la hora de conjuntar un universo común, puesto que sirven de nexo de unión. En ambos casos, no se consigue muy a menudo definir un concepto con tanto acierto como para no aprovecharlo al máximo.

El enigmático John Constantine hizo su aparición como interlocutor secundario dentro de la colección La Cosa del Pantano (Swamp Thing), al cargo por aquel entonces de Alan Moore. Fue en el #37 (junio de 1985), justo cuando daba inicio la saga American Gothic (#30 a 50 USA), en la que el inglés llegaba para advertir al héroe elemental de una seria amenaza inminente. El lector seguiría al protagonista de la serie, así como al misterioso recién llegado, a lo largo de una suerte de episodios que no conseguirían otra cosa que aumentar la popularidad del magus. Constantine en realidad se gesta gracias a que Steve Bissette yJohn Totleben, encomendados del arte de la colección, le pidieron a Moore poder dibujar un personaje que físicamente se pareciera al cantante Sting. El guionista aprovechó entonces la ocasión para plantear un nuevo concepto de brujo, alguien ligado a lo inexplicable pero también muy próximo a la clase obrera del Reino Unido.

La aclamación popular fue tal que los responsables de DC no tardaron en empezar a plantearse una colección regular para este personaje, tarea que por cierto Alan Moore rechazó. El guionista tenía en aquel momento su interés puesto en Watchmen. De manera que se encargó a Jamie Delano, otro autor inglés, arrancar el proyecto. Y de esta manera se terminó por fraguar el mito. En un principio, la colección iba a llevar por nombre Hellraiser. Sin embargo, al haber utilizado el escritor Clive Baker previamente este término para una de sus obras y posterior adaptación cinematográfica, se prefirió variar el título porHellblazer. Tras este cambio, la serie por fin vio la luz en 1988, hospedada en el universo DC. Posteriormente, como casi todo el mundo sabrá, en marzo de 1993 (#63) Hellblazer constituyó una de las primeras series con las que abrió el recién nacido sello Vertigo.

Opiniones de los autores

Alan Moore (hablando del origen de John Constantine): “[Steve Bissette y John Totleben] querían dibujar un personaje que se pareciese a Sting. Creo que DC estaba aterrorizada porque el cantante los pudiera demandar, aunque Sting ha visto al personaje y comentó en la revista Rolling Stone que le parecía muy bien. Estaba encantado con el hecho de que un personaje de cómic se pareciese a él, pero en DC se ponen nerviosos con esta clase de cosas. De manera que empezaron a erradicar los rasgos y parecidos al artista ya desde la época de La Cosa Del Pantano. Yo, categóricamente confirmo que el personaje sólo existe a consecuencia de Steve y John. Entonces se me ocurrió que todos los magos eran generalmente gente mayor, austera, correctos y muy de clase media en muchos sentidos. Eran muy poco útiles a nivel de calle. Tal reflexión despertó en mí el interés por realizar un mago currante, alguien con apariencia callejera, de clase trabajadora y con un trasfondo muy diferente a lo que normalmente se encontraba en el mundo del cómic. Constantine surgió a partir de ahí”.

Sting (comentando su parecido con Constantine):“El personaje es otra persona. No soy yo. Gracias a Dios. Le pasan cosas buenas… y otras muy malas. Bueno, dejadme fuera de este tema”.


Sting

Jamie Delano (sobre la aceptación de la serie):“Creo que en un primer momento la apariencia inicial de Hellblazer le resulto al lector americano algo exótica, porque trataba sobre el Reino Unido y empezamos a hablar sobre política y cosas así, y aquello no sucedía normalmente en los cómics”.

Y sobre escribir el personaje:“La primera capa subliminal fue sencilla, al empezar a escribir él fue llamándome gradualmente. Bueno, vino a la vida muy rápido y pronto empezó a caminar y a hablar, explicando muchas cosas que yo hubiera dicho en su momento. Y encima estaba ubicado en los años 80. Contamos con el Primer Ministro real, con unas elecciones reales; contamos las cosas que realmente estaban sucediendo en el país. Intentamos capturar todas esas circunstancias”.

Garth Ennis (sobre cómo enfocó el relevo a Jamie Delano):“Quería hacer algo diferente, porque no veía a Constantine de la misma manera que lo hacía Jamie. Aunque has de tener en cuenta que continúas a un guionista asentado en la serie. Te vas a enfrentar a una nueva audiencia, y sólo vas a tener una oportunidad. Así que mejor que los dejes impresionados desde el primer momento haciendo algo radical. No importa que abarques más de lo que puedas, has de intentar impactar a los lectores porque si no automáticamente asumirán que el nuevo guionista no será tan bueno. Por eso inventé lo del cáncer y desarrollé poco a poco al personaje. Aunque continué con su miserable compasión, y seguí haciendo que los cuerpos sin vida de sus amigos se amontonaran a su alrededor”.

Mike Carey (sobre el enfoque que eligió): “No ajusté la escala de la historias de Hellblazer conscientemente. Quería que volviera el misticismo y lo sobrenatural; lo cual pienso que había dejado de ser el elemento central de la colección durante los años anteriores a mi llegada. Pienso que John funciona mejor contra adversarios demoníacos”.

Y respecto a una hipotética conclusión de la serie:“Creo que cuando esto suceda, si es que sucede, será a consecuencia más por causas económicas que porque un autor haya decidido que se ha de terminar. Nadie tiene el derecho de matar a Constantine, o a su historia; no si yo puedo evitarlo. De alguna forma, John parece que no pertenece a nadie. Cuando escribes sobre él, siempre te vuelves a mirar por encima del hombro”.

Bueno y sin mas que agregar te dejamos el link para que disfrutes esta magnifica obra de arte:

https://mega.nz/#F!PxN3CJCD!cWJNK0kP8AsG_aUf72uPgA

10537299_557830844342581_5225059312461137906_n  Jorge Trigueros: Narcoléptico no diagnosticado, agente del caos, músico obsesionado con canciones de tres acordes, personalidad auto destructiva de fin de semana. Imagina cosas por la ventana del transporte publico cuando lleva audífonos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s