A Space Odyssey: three, two, one, ingnition …

En el Rincón del mae somos fanáticos del séptimo arte y en esta ocasión traemos una película de culto del género ciencia ficción dirigida por Stanley Kubrick y estrenada en 1968 que marcó un hito por su estilo de comunicación visual, sus revolucionarios efectos especiales, su realismo científico y sus proyecciones vanguardistas.

Fue producida por Kubrick para la Metro-Goldwyn-Mayer y contó con Victor Lyndon como productor asociado. El guion fue escrito por el propio Kubrick y por el novelista Arthur C. Clarke, basándose en una novela corta de este último titulada El centinela, escrita en 1948 y publicada originalmente en la revista 10 Historias de Fantasía, en 1951.

Su trama se centra en un equipo de astronautas, que trata de seguir las señales acústicas emitidas por un extraño monolito hallado en la Luna y que parece ser obra de una civilización extraterrestre. El reparto está integrado por Keir Dullea como Dave Bowman, Gary Lockwood como Frank Poole, Douglas Rain como la voz de HAL 9000 y William Sylvester como el Dr. Heywood Floyd.

Es una película de ciencia ficción transversal, que aborda temas como la evolución humana, la tecnología, la inteligencia artificial y la vida extraterrestre. Se caracteriza por un notable realismo científico, por sus revolucionarios efectos especiales, sus ambiguas y surrealistas imágenes, el uso del sonido en lugar de las tradicionales técnicas narrativas y el mínimo uso del diálogo. La banda sonora incluye música de Richard Strauss (la introducción de Así habló Zaratustra), Johann Strauss hijo y György Ligeti que acompañan las imágenes del espacio. La dirección y diseño de los efectos visuales fueron obra de Kubrick, y supervisados por Wally Veevers.

Fue estrenada el 6 de abril de 1968 en el Cinerama Theatre Broadway de la ciudad de Nueva York. En un inicio recibió críticas polarizadas, destacándose sobre todo sus efectos visuales y su abstracción de la trama, lo que los críticos tomaron como uno de los puntos débiles de la película. Pero en la actualidad es una de las películas más aclamadas de la cinematografía norteamericana y mundial, sus avanzados efectos especiales lo hicieron acreedor de un premio Oscar en dicha categoría. En 1991 fue anexada en el Registro Nacional de Grabaciones de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos debido a su «significancia cultural o histórica» en la vida norteamericana.

Musica 

La película cuenta con música de Richard Strauss (la introducción de Así habló Zaratustra), Johann Strauss hijo y György Ligeti que acompañan las imágenes del espacio. Alex North compuso una obra musical para la película, pero Stanley Kubrick no la incluyó, aunque salió a la luz de la mano de Jerry Goldsmith 25 años después. La dirección y diseño de los efectos visuales fueron obra de Kubrick, siendo supervisados por Wally Veevers.

Stanley Kubrick utilizó la música de Ligeti sin solicitar permiso ni abonar derechos de autor, por lo que el compositor debió presentar una denuncia a pesar de la admiración que mostró por la película. Kubrik incluyó en la banda sonora hasta cuatro obras de Ligeti:Réquiem, Lux Aeterna, Atmosphères y Aventures. Es el Réquiem el que acompaña las apariciones del monolito y también es la micropolifonía de Ligeti la que suena durante el abstracto viaje final de David Bowman: con ello Kubrick hace realmente un recorrido por la música del siglo XX que comienza con Zaratustra y culmina con Ligeti, para volver a iniciar el ciclo con los acordes finales de la obra de Strauss.

Legado

2001, una Odisea del Espacio inspiró en su momento a miles de personas a seguir carreras científicas afines con la astronaútica, la astronomía y la tecnología de la informática (Inteligencia artificial). Sus efectos especiales y sus vanguardistas elementos tecnológicos fueron un modelo a seguir para las siguientes películas y novelas del género de la ciencia ficción.

Desde su estreno, inspiró a varias producciones posteriores del género de ciencia ficción, entre ellas Star Wars, Blade Runner, Alien (película), etc. Varios directores reconocidos como George Lucas o Ridley Scott6 han declarado al filme como el que cambió y definió el género anteriormente mencionado.

Incoherencias internas entre las diferentes novelas

El autor advierte en varios de los episodios de la saga que cada una de las novelas es una variación sobre el mismo tema, más que una secuela en el sentido estricto, y que cada una “tiene su propio universo”. Por ello, no es raro encontrar inconsistencias entre las diferentes novelas en cuanto a hechos, nombres y lugares, que, sin embargo, no alteran lo esencial de la trama.

2001: Una Odisea Espacial (1968)

Un monolito translúcido de color lechoso aparece repentinamente en la Tierra de hace tres millones de años, cuando los primeros homínidos empezaban su largo viaje hacia la autoconsciencia, y les afecta de alguna forma profunda e indefinible. Otro monolito negro es encontrado en 1999 en la Luna. De una geometría perfecta, el artefacto, de evidente origen inteligente, rechaza todos los intentos humanos para acceder a sus secretos. De repente, envía una señal a Saturno. La nave Discovery, tripulada entre otros por David Bowman y Frank Poole, con el supercomputador HAL 9000 controlando todos los sistemas, es enviada a Saturno en una misión de exploración a fin de averiguar el destino de la señal (v. 2001: Una Odisea Espacial para más detalles sobre el argumento)

El relato corto “El Centinela” se transformó y ganó complejidad. El observatorio lunar, que en el relato original tenía forma de pirámide, se convirtió en el famoso Monolito de Tycho (TMA-1), y se añadió otro Monolito, que visitaba la Tierra en épocas prehistóricas y daba un empujón evolutivo a la especie más prometedora del planeta hace cuatro mil millones de años.

De esta idea nació 2001: Una Odisea Espacial, una de las películas de ciencia ficción más notables de la historia (a pesar de que también cuenta con numerosos detractores) por su contenido filosófico, por su rigor científico y por sus efectos especiales (nunca vistos en la época de su estreno, previo a la llegada del hombre a la Luna, y que siguen conservando su solvencia incluso hoy en día)

La novela y el guion cinematográfico se desarrollaron en paralelo, influyéndose mutuamente, y, aunque en lo fundamental resultan consistentes, también contienen importantes diferencias. La más notable es que la misión Discovery, en la novela, se dirige a Saturno y a su satélite Jápeto, mientras que en la película se trata de Júpiter y su satélite Europa.

2010: Odisea Dos (1982)

Artículo principal: 2010: Odisea dos.

Aunque 2001 había sido concebido como una aventura autocontenida, Clarke decidió escribir esta secuela después de que la sonda Voyager sobrevolara Júpiter y sus lunas a finales de los años 70, proporcionando información e imágenes sin parangón hasta el momento. La novela es, por tanto, una continuación de la película de Stanley Kubrick, más que de la novela original.

El gobierno de los Estados Unidos está preparando la Discovery II para regresar a Júpiter y averiguar qué pasó con la misión original de 2001. Sin embargo, la Unión Soviética se adelanta y pone a punto la Leonov que, aunque tripulada por soviéticos, también lleva a bordo a tres norteamericanos conocedores de las interioridades de la Discovery, entre los que figuran dos personajes de la novela anterior: Heywood Floyd y el Dr. Chandra, creador de HAL 9000.

La novela relata la recuperación de la Discovery y los intentos de estudio del Monolito que orbita alrededor de Júpiter, y guarda, en una monumental sorpresa final, una de las ideas más impactantes de la literatura de su autor.

La novela se llevó al cine en 1984, 2010: El Año en que Hicimos Contacto.

Curiosidades

  • Tanto Kubrick como Clarke habían concebido varios títulos posibles para el filme: How the Solar System Was Won (Cómo se Conquistó el Sistema Solar), Voyage Beyond the Stars (Viaje Más Allá de las Estrellas), Tunnel to the Stars (Túnel a las Estrellas) yFarewell to Earth (Adiós a la Tierra). Fue hasta 1966 cuando se decidió por 2001: A Space Odyssey.
  • Así como fue con los críticos de cine, varios escritores famosos de ciencia ficción estuvieron divididos: mientras Ray Bradbury y Lester del Rey criticaron negativamente a la película, otros como Isaac Asimov y Samuel R. Delany la recibieron favorablemente.
  • Los cubiertos que usan Bowman y Poole cuando comen en la nave Discovery fueron diseñados por el diseñador danés Arne Jacobsen.
  • En el estreno original, la escena de obertura (con la pieza “Atmosphères” de Ligëti de fondo) duraba 8 minutos. En el estreno posterior, la escena inicial fue acortada a dos minutos.
  • Muchos historiadores del cine aseguran que Kubrick se inspiró en la producción soviética Road to the Stars (1957), de Pavel Klushantsev.
  • Otra producción en la que Kubrick pudo haberse inspirado es la película checoslovaca Ikarie XB-1 (1963), de Jindřich Polák.

Te invitamos a darnos tu opinion sobre esta genial pelicula del maestro Stanley Kubrick y sin mas te dejamos con una obra del duque blanco; ni mas ni menos que David Bowie para la película.

10537299_557830844342581_5225059312461137906_n  Jorge Trigueros: Su playlist de la ducha lo mantiene al limite de la velocidad para que no lo deje el bus, le reprocha sus errores a Cohelo y a Arjona, no sabe manejar el dinero, en un apocalipsis, seria el zombie que muerde al personaje querido por todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s