Cantantes que los nuevos rockeros quieren imitar

Todos sabemos lo mal que se encuentra nuestro genero favorito hoy en día, y aburridos de ver malas imitaciones y excesos de actuaciones sobre el escenario, hoy te traemos algunos de los vocalistas los cuales son objeto de fijación y imitación de los artistas de la generación post Y2K, y otros mas veteranos, que lo disfruten…
2012455

Robert Plant. En su momento de apogeo, Led Zeppelin dominó todo, y es entendible que su legado perdure con fuerza aún al día de hoy. Es difícil esquivar su influencia si se quiere construir en el presente algo que evoque el hard rock de los setenta. Quizás eso mismo sea lo que explique por qué la voz de Andrew Stockdale de Wolfmother traiga a la memoria al aullido agudo de Plant en pleno estado de éxtasis.

Nick Drake. Construir una carrera en base a la economía de recursos mínimos hace fácil el juego de las comparaciones. Lo cierto es que, dejando eso de lado, la obra de José González parece construida sobre el molde de los tres discos del adalid del folk intimista. Esos arpegios, esas afinaciones indescifrables para su guitarra y esa manera tan taciturna de cantar alimentan y fomentan el contraste.

Joan Baez. Responsable de que se le abriesen las tempranas puertas del éxito a Bob Dylan, Baez sentó precedente al instaurar su propia manera de hacer folk al mezclar el peso de su discurso con la fragilidad de su voz. A casi cinco décadas de su debut, sus discos (junto con los de Joni Mitchell) fueron clave en la formación artística de la británica Laura Marling. No es casualidad entonces que su manera de cantar remita a quien le despertó el interés por la música.

Bob Dylan. Aunque la característica más distintiva de su propia carrera siempre fue la de evitar las repeticiones, Dylan instauró en sus primeros discos un estilo que aparece traído al presente en la música de Jake Bugg. Aunque el querubín inglés lo desestime (o bien lo englobe dentro de una serie mayor de referencias), ese fraseo nasal sostenido sobre un rasgueo rabioso está hecho a medida del Dylan modelo 64-66.

Ian Curtis. Algunas veces, una banda se vuelve insignia de un subgénero, y es imposible pensar más allá de su nombre. Joy Division no fue la única banda de post punk, pero sí la más paradigmática de esta escena. Cuando el cambio de milenio derivó en revisionismo, el post punk tuvo su correspondiente relectura, con Interpol como punta de lanza. Y si bien es difícil disociar a la voz de Paul Banks de la de Ian Curtis, la comparación también es válida para otros de sus compañeros de género, como Justin Warfield (She Wants Revenge), o Tom Smith (Editors).

10537299_557830844342581_5225059312461137906_n  Jorge Trigueros: Su playlist de la ducha lo mantiene al limite de la velocidad para que no lo deje el bus, le reprocha sus errores a Cohelo y a Arjona, no sabe manejar el dinero, en un apocalipsis, seria el zombie que muerde al personaje querido por todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s