Las peores películas de superheroes

Cualquiera que esté más o menos al corriente de los estrenos de cine de los últimos años podrá percibir que las películas basadas en superhéroes están muy de moda en los últimos años, con una gran cantidad de estrenos, y con una muy buena recepción por parte de los espectadores. Sin embargo no todas son buenas, ya que a lo largo de los años ha habido malísimas películas de superéroes, a continuación hacemos un repaso de las 10 peores.

#10 The Fantastic Four (1996)

Una película tan mala… que nunca se estrenó. Fantastic Four de Roger Cormanfue una leyenda urbana de la que solo se conocía un puñado de fotos y un tráiler. El mito contaba que Marvel quería retener los derechos de la franquicia (hoy en manos de la Fox) y por eso le dio tan solo un millón de dólares a Corman, rey del bajo presupuesto, para que haga el largometraje. Una vez terminada y en plena campaña de promoción, alguien decidió que la película no se estrene y que desaparecieran todas las copias. Aunque una sobrevivió, y actualmente se puede encontrar en Youtube.

Pero, ¿qué sucedió? ¿Era incluso peor que el reboot con Jessica Alba? ¿Quién fue el responsable? ¿Por qué Marvel no pudo retener los derechos? Un misterio que parece salir a la luz con el próximo estreno del documental DOOMED!: The Untold Story of Roger Corman’s THE FANTASTIC FOUR.

#9 Punisher (2004)

Difícil elegir entre la versión de 1989 protagonizada por Dolph Lundgren y la del 2004 con Thomas Jane (War Zone es bastante decente). Aunque la primera, a decir verdad, no es tan mala, es una digna cinta de acción de su época, muy violenta por cierto. El gran problema es que Punisher no usa su calavera característica. Puede ser algo menor, pero es como ver una película de Batmanen la cual Bruce Wayne no se vista de murciélago (aunque a Nolan no le faltaron ganas).

Por otro lado, la del 2004 tiene calavera, más presupuesto, una gran historia con base en los cómics escrita por el genial guionista Garth Ennis, un actor que ama al personaje.Sin embargo no funciona, principalmente por la motivación de personaje. Acá no es el vigilante definitivo, sino un marine en busca de venganza. Le falta esa psicopatía que acerque a Punisher a su faceta de antihéroe que a la del buen y rudo vecino del al lado.

#8 X-Men: The Last Stand (2006)

Luego de que la segunda parte sea hasta el momento la mejor de los mutantes (con First Class pisándole los talones), había una gran expectativa en torno a la tercera entrega. No iba a estar Bryan Singer tras las cámaras de X-Men: The Last Stand, ya que se fue a dirigir Superman Returns (hablando de malas decisiones) lo que daba cierto resquemor. Pero había confianza.

Sin embargo, esa confianza se quebró en miles y miles de pedacitos. Los personajes, tan bien construidos en las entregas anteriores, son tratados con una total falta de respeto. Los ya conocidos, o solo son un cameo extendido o mueren sin más, como si hubiera que sacárselos de encima. Y los nuevos mutantes, pero de larga data en los comics como Angel o Beast, son una burda caricatura de seres más complejos. Una película en la que se nota demasiado que fue hecha con la sola intención de cortar boletos.

#7 Dragon Ball: Evolution (2009)

Tal vez no se pueda definir estrictamente como “superhéroes” a Goku y compañía. Pero la adaptación cinematográfica de la creación de Akira Toriyamaes tan, pero tan pésima, que debería estar incluido en cualquier lista que enumere malas películas, malos actores, malas historias, malos efectos especiales y un largo etc; así que cumplimos en incluirla en esta.

#6 Ryan Reynolds

Ok, Ryan Reynolds no es una película. Pero este actor es un verdadero asesino de franquicias. Comencemos con su primera víctima: Blade Trinity. El vampiro/humano de Marvel fue la punta del iceberg para que los cómics vivan esta edad de oro en el cine, gracias a una exitosa primera entrega y una superior segunda al mando de Guillermo del Toro. Pero en la tercera todo lo que podía salir mal, salió. Incluida la aparición de dos innecesarios cazavampiros, siendo R.R. uno de ellos.

La segunda víctima fue cierto mutante aparentemente inmortal. X-Men origins: Wolverine venía con viento en popa a pesar de la espantosa X3. Pero la cinta fue un fracaso entre los fans e incluso en la recaudación. Y eso que la película incluía a uno de los personajes más populares de Marvel actuales: Deadpool. Claro que el encargado de personificarlo fue nuestro querido R.R. Por suerte Logan sobrevivió al duro golpe y pudo volver en forma con The Wolverine.

La tercera víctima ya podría catalogarse de magnicidio. DC al fin decide competir con otro personaje que no sea ni Batman o Superman y la elección de Green Lantern era acertada. Solo que el actor elegido para llevar el anillo no fue otro que R.R., otorgando una película fuera de registro, predecible, aburrida, y cuyo fracaso atrasó todo intento de la compañía de elaborar un universo cinematográfico cohesionado.

Por ahora R.R. está tranquilo, pero ¿quién seguirá en su lista?

#5 Spawn (1997)

El superhéroe de moda en los 90´s fue sin duda Spawn. Al tener Todd McFarlane(su creador) el absoluto control creativo sobre el personaje, el enviado del infierno tuvo una extraordinaria serie animada en HBO, lo que hacía suponer que la inevitable película sería un auténtico éxito.

Pero el diablo metió la cola, y muchos adolescentes entusiasmados se tuvieron que conformar con una película totalmente alejada estética y conceptualmente del oscuro cómic original. Se la podría definir como una fotocopia de la excepcional The Crow con más y peores efectos especiales.

#4 The Spirit (2008)

Frank Miller, auténtica leyenda del noveno arte, debuta como director integral (antes co-dirigió en Sin City) adaptando una de las vacas sagradas de género:The Spirit. Y la palabra “adaptar” no es caprichosa. Poco y nada queda delespíritu original del personaje creado por Will Eisner.

Todo está “sincityzado” si se quiere. Es como una fábula de lo que pasaría si el bueno de Denny Colt tuviera sus aventuras en la ciudad del pecado. Ni el tradicional traje azul sobrevivió, “adaptado” a un monocromático negro. Y esto sin caer en la narración, por momentos delirante e incoherente. The Spirit es una de esas películas que no se deben recomendar a nadie para ver, solamente negar su existencia.

#3 Captain America (1990)

El bajo presupuesto nunca es excusa para calificar como mala una película, porque hay miles de pésimas películas con cuya inversión se eliminaría el hambre en el mundo. Pero a la barata versión del Capitán América del 90 no hay excusa que la salve. Si al escaso presupuesto (notable sobre todo en el uniforme del Cap) se le suman pésimas decisiones de guión y malas actuaciones, es un caso perdido.

Si bien el prócer del cine clase B Albert Pyun sabe dirigir películas entretenidas pese a no tener ni para el catering, en esta oportunidad las cosas se fueron de las manos. Por ejemplo, es imperdonable que el 80% de la película transcurra… ¡en Europa! O que Cráneo Rojo misteriosamente tenga cara y pelo. Ni hablar de las modelos en motocicleta que balean a Steve Rogers. Pequeños detalles de una producción escasa de recursos y de ideas.

#2 Steel (1997)

Shaquille O´Neal, como todo jugador de renombre de la NBA durante los ’90, quería protagonizar una película. Y algún ejecutivo inescrupuloso de DC Comics le ofreció Steel, un personaje que surge como consecuencia de la muerte de Superman durante esa década. Y el resultado es esto, una película de superhéroes que agrupa todos los lugares comunes del género, que sumando a lo poco interesante que era de por si el personaje y a la nula capacidad interpretativa del protagonista dan como resultado 97 minutos de aburrimiento extremo.

Porque una película de superhéroes puede ser cualquier cosa. Pero nunca, nunca, nunca aburrida.

#1 Batman and Robin (1997)

George Clooney. Arnold Schwarzenegger. Joel Schumacher. Todos pidieron perdón públicamente por esta película a lo largo de los años. Ni los mismos responsables de casi aniquilar la franquicia del hombre murciélago (y del género superheroico) defienden este esperpento cinematográfico.

La primera escena muestra a Batman y Robin enfundándose en sus trajes con batipezones, listos para la acción. Aparece el batimovil y Robin lanza un inesperado “Quiero un auto. A las chicas les encantan los autos”. A lo que Batman responde “Es por esto que Superman trabaja solo”. Y luego todo sigue cayendo y cayendo. Oh Tim Burton, ¿dónde estabas cuando se te necesitaba?

Y por si a alguien le queda alguna duda de por qué esta es la peor películas de superhéroes de la historia, se puede resumir en cuatro palabras: Bati-tarjeta de crédito.

Pensaban que DB Evolucion no podía perder el primer puesto verdad maes?

10537299_557830844342581_5225059312461137906_n  Jorge Trigueros: Le gusta las películas, leer, la música y si es posible un cóctel de todo. En el arte como en la música su entusiasmo es infinitamente superior a su talento, no le gusta perder discusiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s