Entre de Jean Carlo

Entre el nefasto olor de

amoniaco y la cálida

soledad, encontré mi más

pleno deseo, sepultado

entre la tierra menos fértil de mi corazón.

Entre las noches de un verano

eterno y los cantos

de esos malditos grillos,

encontré mi verdadero

rostro, cubierto de hojas

secas y falsas sonrisas .

Entre los pocos rayos de sol

que entran por aquel techo,

casi destrozado por las

termitas, puedo ver mis

manos, llenas de llagas y

machas de sangre seca.

Entre el insípido sudor que

corre por mi piel, el sabor a

sal e hierro no se ha ido de

mi boca, parece que se

impregno en mis labios

desde que bese aquellos

color carmín.

Entre el denso vació que se

siente a mi alrededor , un

ardor desesperante corre

por mi desnuda espalda,

puedo sentir cada gota de

sudor que cae entre las

largas heridas como suaves

pero profundos latigazos.

La eterna pesadilla ha comenzado,

y lleva el nombre de mi miedo más

profundo, vivir otra vez.

552045_463094657045848_1838015972_n.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s